Miguelángel Flores



Cordobés, y de Sabadell desde un año después de nacer en 1967, soy el menor de doce hermanos. Lo cual dice mucho de todo.

Me bautizaron con dos nombres de tíos carnales y hace unos años decidí convertirlos en uno, único y rotundo.

Tengo un curso de mecanografía y un caballito amarillo en natación. He hecho Ofimática+Inglés por el Inem. Esa es toda mi formación reglada. El resto está sin reglar y sin concierto alguno.

Llevo desde pequeñito rodeado de mujeres. Ellas han sido fundamentales en mi forma de escoger, de reírme, de entender lo de vivir sin que duela mucho, de dosificar la pena para que no atragante y reservar cascabeleo para cuando no lo hay. Y en mi manera de contar cosas.

Lo de escribir me lo tomo en serio lo imprescindible; más bien tiendo a tomármelo a guasa. Ahora, tras publicar, seguramente seguiré igual. No es algo que me quite el sueño, al contrario, pienso, para como escribo, ya está bien cómo escribes.

Así, escribo desde hace años de oído y sin mala intención, microficción y teatro. Con lo primero he destacado en concursos y aparecido en publicaciones colectivas y antologías del género, como De antología, la logia del microrrelato, de Talentura; o Relatos en Cadena, de Alfaguara. De lo segundo, he escrito Anda que no te quiero, La vida que bailo y Consuélame, Consuelo. A veces también actúo y dirijo; pero tampoco lo hago contra nadie. De Lo Que Quise Sin Querer es mi primer libro de relatos.


(Foto ©Josep Vilalta)

Con Talentura ha publicado:
De lo que quise sin querer (noviembre, 2104)